domingo, 11 de septiembre de 2016

La canción de fondo.

A veces... Solo a veces. Hacer un esfuerzo no es suficiente. No hay que hacer uno, hay que hacer muchos. Y es triste. Porque a veces creemos que estamos haciendo todo lo correcto, que no hay margen de error, pero no! SIEMPRE HAY MARGEN DE ERROR. 
Siempre hay una parte de tu día a día en donde la cagas. 

Las cosas no iban bien, pero tenia la idea de que todo podía mejorar. 
Alguien me dijo alguna vez que lo único que jodía al ser humano era la parte emocional, y pensándolo bien es verdad. Pero... si no tuviéramos esa parte emocional seriamos como robots, fríos y sin corazón.  

Siempre me he considerado una persona con el suficiente carácter como para saber cuando detenerse, cuando seguir, que si o que no. Pero de un momento a otro perdí mi don y ya no supe cuando detenerme. Yo veía a las personas hundirse e involucrar todos sus aspectos de la vida diaria en ello, pero siempre dije, a mi eso no me va a pasar, o cosas como esa. Pero y ahora? Joder, soy la victima perfecta de mis pensamientos pasados. Ahora soy el reflejo en mi propia mirada de pesar. Ya no hay alguien mas al frente, solo estoy yo. Cayendo. 

Nunca creí llegar a este punto tan vació. Tan vano. ¿Es esto lo que se siente? Esperaba mas. Que irónico. Esperaba mas de la depresión, que tan absurdo suena eso? 

Decidí buscar ayuda. Porque vi que sola ya no podía. Lo mas cercano y aceptable fue una psicóloga. Casualmente es mi profesora en la universidad y me arme de valor para contarle toda la mierda que me pasaba. Pero la cosa es... Joder. Como llegas  y le dices a un completo desconocido que tu vida esta vuelta mierda y que quieres salir de ello? Como putas? Que van a saber ellos si ni siquiera yo se lo que me pasa? Oh Dios mio. Las cosas van a mejorar y lo se, pero cuando? 
-Toque fondo. 

De siete materias que veo, he retirado dos. Las iba perdiendo. y que triste. Porque a estas alturas no es como en el colegio, pierdes pero la recuperas y no pasa nada. No. 
Acá pasa mucho. Y ese mucho involucra una gran decepción para cada quien, otra gran inversion, tiempo y alguno que otro sacrificio por parte de varios individuos. Nunca pensé llegar a este punto de mi vida. Me ruego a mi misma para tener la valentía y la fuerza de voluntad de entrar a clases. De no salirme, de prestar atención. De hacer algo por mi vida. Pero joder, que dificil es.
Y aunque no es el fin del mundo, es... No se como decirlo. Dañino? 

Esto es triste. Casi tan triste que puedo escuchar como suena Moonlight Sonata de Beethoven en el fondo.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Me caí hace rato. Pero ya olvide como levantarme.

A veces escribimos para sacar el dolor, para no tenerlo dentro, para poder dejarlo en el aire, en palabras. Pero a veces dejamos de escribir por la misma razón. Para no recordar el dolor ni el sufrimiento. Para cerrar tu mente, el portal del dolor, el umbral. 
Cualquiera, escribir o no, es un acto de valentía. Y siempre huyendo de la misma razón. 

Alguna vez se han preguntado si la luz al final del túnel es un tren nada mas? 
-Oh, joder. La esperanza en, se suicido. Ha muerto. 
Y lo siento mucho si eres una de esas muchas que entienden a la perfección la frase, porque la sientes y la viven. Y si no, mejor, genial. No trates de encontrarle significado. 

Recuerdo antes, cuando la palabra -Caer- era solo un verbo. -me Caí y me raspe- O lo que sea. 
Pero hoy, a esta edad... Caer es otra cosa. No es rasparse contra es asfalto, no es tropezarte. No. 
Va mas allá del dolor y de lo inimaginable.  

xoxo