domingo, 6 de marzo de 2016

Mi mentira favorita.

Cuantas veces han dicho... -Esta vez si sera en serio- ?

Yo? Una infinidad de veces... desde que tengo memoria de este mundo.
Es irónico, mi vida acá, mi vida real etc.
Honestamente estoy escribiendo con el paquete de cereal al lado, metiéndomelo en la boca cuando me detengo a inspirarme un poco. Claro, es cereal sin dulce por que la dieta. Aja,

Pueden notar la ironía en mis versos? Oh joder.

Llega un momento en tu vida en el que te das cuenta de lo miserable que eres, de lo infeliz que estas dispuesta a ser para conseguir tu felicidad.
Desde siempre he pensado en que mi felicidad esta muy básicamente resumida en esto, en el ser flaca.
Yo me veo con 10 kilos menos y oh por dios, me como al mundo de felicidad. Y creo que lo digo no específicamente por que sea flaca, si no porque con el tiempo me he dado cuenta de que debes ser flaca para encajar, o para que por lo menos alguien sepa quien eres.
Seamos honestas, La sociedad nos vuelve mierda pero nosotros contribuimos a ello, es decir somos parte de la mierda que vuelve mierda a la sociedad.

Tenia una mejor amiga... Era bulimica, Era perfecta.Todos la querían, todo en ella era perfecto, claro, menos el vomito que se deslizaba por el lavabo cada vez que comió algo.
Era tentador. Era wow.

Yo no digo que la belleza este en los huesos, pero claramente no esta en los kilos de mas.
Estoy tan cansada. La verdad estoy tratando de hallar motivos para levantarme e ir feliz a la universidad, con ganas de seguir. Pero por Dios.

DONDE CARAJOS SE HA ESCONDIDO LOS MOTIVOS PORQUE NO LOS ENCUENTRO.
Esta semana he comido como desdichada,  Recuerdo que e pare en la cafetería de la biblioteca en mi universidad y observe toda la comida detalladamente, veía lo que quería comprarme, lo que no debía, lo que podía pero no. Y así.


Termine comprando muchas cosas, y no las mencionare porque vomitaran de solo saber la cantidad.
Pero el caso es que mientras las comía solo pensaba en lo deliciosa que estaba, y en ese momento por una vez en mucho tiempo pude comer sin pensar en cuantas calorías me estaba pasando, o como las quemaría.
Claro, la dicha no me duro mucho, a la media hora ya me estaba arrepintiendo, el caso es que hice esto por toda la semana, tome sodas, dulces, chocolates, pienso que volví a subir como 3 kilos.
No me he pesado y no lo haré, sencillamente porque me da miedo y no quiero romper la bascula.

Ruego por fuerza de voluntad y valentía. Literal.

Y acá va mi mentiras preferida.
-Esta semana lo haré bien, esta semana empiezo-