jueves, 14 de enero de 2016

Me doy asco.

He fallado una vez mas. 
Una maldita vez mas. 

Hoy fue un día tan frustrarte. 

Mientras me ducho pienso en la ropa que me pondré, algo cool, que me haga ver bien y que esconda mis gordos. 
Salgo de la ducha y me miro frente al espejo desnuda, mientras critico cada parte de mi cuerpo. Cada centímetro de mi. Me pongo lo que había planeado en la ducha y veo que se me ve mal. 
Me cambio y me vuelvo a cambiar. 
Así sucesivamente. Toda la ropa linda que tenia ya no me queda, y si me queda me marca todo. Me quiero morir. 
Juro que jamas comeré de nuevo. 
Me desespero y termino poniéndome la misma ropa de siempre. El leggins que me sube hasta la cintura y no deja que ningún rollo se salga y un buso que no marque nada en mi. Me detesto.
Aunque esconda la gordura de mi cuerpo no puedo esconder mi cara. 
Estoy a una semana de la universidad y no he bajado ni un puto kilo.

Ni uno. 
Esto esta siendo tan difícil. 
 Necesito volver. Mi vida depende de esto. 
Jamas me había sentido tan mal. Pero como me sentí hoy fue la gota que rebozo el vaso. 
Me doy asco.